Veinticinco

Hace tanto frío en Alaska…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Siempre te sentiste predestinada al estrellato de cualquier especie. Pero el temor a que eso quizá no fuera verdad no te dejaba tranquila. Temías no ser sino las clases que habías tomado, las escuelas a las que habías ido, los libros que habías leído, los idiomas que hablabas, tus becas, tu tesis de maestría sobre Borges y los escritores ingleses, etc. No ser alguien especial, con un talento propio. Estabas desesperada por tener algo que fuera sólo tuyo. Yo era sólo tuyo, pero eso no era a lo que te referías”.

“Di su nombre”, Francisco Goldman.

Anuncios

Acerca de sncalderon

Érase una vez una princesa que quería ser escritora.
Esta entrada fue publicada en Afantasmada, De casualidad a instante a obsesión, Frases y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s