Lo que piensas en el metro tu primera noche sola en Madrid

IMG_0972.JPG

Recuerdo la primera vez que quise estudiar en España. Leía “Marina” de Carlos Ruiz Zafón y me enamoré tanto del libro que me enamoré de Barcelona también. Semanas antes, en la noche de Año Nuevo, mi hermana me había enviado un mensaje de texto diciéndome: “tienes que leerlo, la protagonista es como tú!”. Me lo creí y al leerlo comprobé que era cierto. Entonces, esta idea se metió en mi cabeza y ya nunca pude desprenderme de ella.
Recuerdo que en ese tiempo pensaba que llegaría a Barcelona y tal vez nunca me iría.
No tendría motivos.

Estoy completamente segura de que hice todo esto sin pensar.
Nunca pensé seriamente que haría si me aceptaban en la universidad, y nunca pensé que haría al regresar. Supongo que, para alguien como yo, está bien. La única manera de salirnos de nuestra zona de confort es así, con un salto, literal, al vacío. Recuerdo el día que me preinscribí, completamente convencida de que no me aceptarían. Recuerdo el día que publicaron los resultados, cuando a la 1am (hora de México) decidí checar las listas sólo para no dormir con esa curiosidad. Recuerdo que no pude creer cuando vi la palabra “admitido” cuatro veces. Sé que aún ahora no puedo creerlo.

“Cree más en ti.
Exígete menos.
Disfruta más “.
Alguien me dijo.

Durango es una ciudad chiquita y como tal, todo lleva irremediablemente una sensación de estar en casa, incluso para los turistas. Madrid me hace sentir diminuta. No es sólo que estoy asustada, es que estoy terriblemente intimidada. ¿Cómo se le hace para creer en uno mismo con esos sentimientos de por medio?

Cosas para agradecer:
1.- No terminé en lista de espera.
2.- Lo tengo “todo”, como alguien también me dijo.
3.- Terminé en el lugar con la gente más amable de Madrid.

Me aferro a lo que Leila Guerriero y Cristina Rivera Garza dicen acerca de los viajes y las despedidas: son necesarios para crecer. Sé que desde ahora ya no soy la misma, sé que regresaré y miraré a México de una forma distinta, sé que debo desprenderme y dejarme ir. Pero aún no sé cómo llegar a una calle o café o estación nueva sin sentirme culpable por todo lo que voy dejando atrás. La parte difícil no es la despedida en el aeropuerto, son todas las primeras veces que una ciudad guarda.

Tengo a Leonora Carrington, José Saramago, Francisco Goldman, Aura Estrada y Valeria Luiselli en una repisa junto a mi cama. Marina y Óscar también están ahí. Desprenderse es doloroso: es como si un hueco se abriera en el instante en que los pedacitos de mí van cayendo. No soy la misma que quiso vivir en Barcelona al leer por primera vez a Ruiz Zafón. Tampoco la que quiso ser periodista, o escritora. Mi vida, la que se quedó en Durango, no era la que pensaba que sería. No sé a dónde me llevará esto, pero leo, lloro un poco, escribo y camino para descubrirlo.

Anuncios

Acerca de sncalderon

Érase una vez una princesa que quería ser escritora.
Esta entrada fue publicada en Afantasmada, Delirios (desde el azar) y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lo que piensas en el metro tu primera noche sola en Madrid

  1. Andrea H. dijo:

    Sac…. estoy muyyyy orgullosa de conocerte y saber lo que estas logrando. Mis mejores deseos y disfrutalo mucho, las primeras veces son algo difíciles cuando añoras lo que dejamos a tras, pero definitivamente son esas primeras veces las que definen lo que podemos lograr. Animo! un Abrazo!….. Andrea

  2. Sara Alanis dijo:

    …Y guarda a Dios en tu corazón. Siempre déjate guiar en el camino por su palabra, por su luz y por su amor infinito. Querida Sac, eres simplemente una niña muy especial. ¡Bendiciones!

  3. JM dijo:

    Por instinto y naturaleza, el ser humano responde con miedo a las situaciones que le son desconocidas. El simple hecho de salir de su entorno lo hace sentirse espuesto y vulnerable, pero conforma avanza son más firmes sus pasos y va logrando una seguridad que le permite lograr sus propósitos. No tengo ninguna duda de que lo vas a lograr, eres increíblemente talentosa y amas lo que haces. Nunca te detengas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s