Tocar el cielo

¿CÓMO SE PUEDE TENER UN FRAGMENTO DE CIELO EN LA TIERRA?

IMG_0891.JPG

Fotografía de Christian Saucedo

Martín Saucedo era uno de esos hombres que aman el lugar en donde nacen. No sólo lo caminan o lo mencionan como un dato, no se limitan a tenerlo en su acta de nacimiento o frente a sus ojos en sus recorridos diarios al trabajo. Lo aman.
Saucedo se levantaba temprano los 8 de julio.
Se levantaba temprano porque asistía a las lecturas del Bando Solemne en la Plaza de Armas, para celebrar los aniversarios de la fundación de Durango, uno tras otro. Y Martín Saucedo llevaba a su nieto Christian con él. Ese niño creció con la firme idea de que era necesario algo que le recordara a los duranguenses que en esa esquina, la esquina sur-oriente de la Plaza de Armas, había nacido Durango. Y así, a través de muchos años, de muchos proyectos, con la ayuda de muchas personas, ese niño fue capaz de arrancar un pedazo de cielo para guardarlo en ese lugar, como un regalo para su abuelo, y para todos los que deseen tocarlo.
“In.Situ. Fundación 1563” es la obra emblemática del aniversario 450 de Durango. Y fue creada por Christian Saucedo.

Leyenda y creación
Hace un año, Saucedo empezó a experimentar con espejos, movido por un trabajo de investigación sobre la leyenda de Arquímedes y los espejos ustorios que utilizó para defender Siracusa: “él hizo unos enormes escudos cóncavos para reflejar el sol, y a través de ese punto hacer una concentración de luz y hundir los barcos enemigos que se acercaban a la ciudad”. Esos experimentos se convirtieron en un proyecto que propuso al Comité del 450 Aniversario de Durango, en recuerdo de esos días en que acompañaba a su abuelo a la lectura del Bando Solemne: “yo decía “es que aquí es algo importante para Durango”, entonces tal vez fue como un decreto, el estar pidiendo esa esquina en mi memoria. Tuvieron que pasar muchos años, tener una trayectoria sólida como artista, y una experiencia en el arte espacio para tener la posibilidad y el honor de intervenir esa esquina”.
Así, con esa necesidad de crear algo físico que recordara a los duranguenses el lugar exacto en donde, según la tradición, empezó a trazarse la ciudad, surgió la idea: una pieza limpia, que respetara el espacio en el que se encuentra y al mismo tiempo, jugara con él. Un espejo que reflejara el cielo de Durango.
Para convertir los espejos utilizados en sus maquetas en una obra de dimensiones mayores, Christian tenía tres opciones: cristal, acero cromado y acero inoxidable, que después de analizar los pros y los contras de cada uno, fue la opción ganadora. De esa manera, después de juntar dos hojas de acero, cortarlas, embutirlas y pulirlas por diez días, durante ocho horas seguidas, la pieza se convirtió en un espejo gigante, de 2.02 metros de diámetro, y 18 centímetros de alto.
Así nació “In. Situ. Fundación 1563”.

In. Situ.
“In. Situ” es una composición de palabras en latín que significa “En el sitio”. Si bien en sus primeros experimentos Saucedo utilizó espejos cóncavos y convexos, después de muchos días de analizar el lugar, la arquitectura y a las personas que recorrían la plaza, decidió que “In. Situ” fuera convexo: “esa forma te mete, mete todo lo que esté alrededor, así esté muy alejado lo concentra ahí”. “In. Situ” representa realmente el centro de Durango, de su origen, de los trazos de la ciudad. “Es como cuando una gota de agua cae en un tanque tranquilo, empieza a generar ondas, y el centro siempre es el que prevalece”. Para Christian, un espejo convexo le permitiría concentrar los edificios, las personas y al cielo en un solo punto: “es paradójico que ahora tengas que ver al piso para ver el cielo, y que si tocas la pieza, pues también tocas el cielo, no en la forma religiosa, sino tal vez en la espiritualidad”.
Christian Saucedo está acostumbrado a trabajar con lo efímero. Con obras temporales que permanecen sólo en fotografías y en la memoria. Pero “In. Situ” se queda. ¿Esto lo vuelve diferente al resto de sus trabajos? “en la materia queda la pieza, pero el discurso visual que se va a crear siempre va a ser distinto. Nunca van a ser los mismos tiempos, nunca van a ser los mismos cielos, las mismas formas de las nubes, nunca va a ser el mismo sol que nos refleje, incluso nosotros, nunca va a ser la misma cara. Va a pasar el tiempo y nuestro rostro, como un espejo, va a cambiar y la pieza nos va a enseñar esa reflexión física de cómo vamos transformándonos y también como se va transformando el espacio que la acoge”. Así, el tiempo será quien le otorgue la personalidad a “In. Situ”, que cambiará y se desgastará con el paso del tiempo, de la misma manera que lo hace un ser humano a lo largo de su vida.
La pluralidad de lecturas también es un elemento clave en las instalaciones de Christian Saucedo, y es probable que “In. Situ” sea lo que mejor se adapte a este aspecto: “desde un lugar, en un momento, en un espacio, nadie va a ver lo mismo, siempre va a ser diferente. Va a reflejar los cielos de la primavera, del invierno, va a ver llover sobre ella, las tormentas, va a envolver los rayos de luz, todo va a ser casi como si fuera un cinematógrafo, que sólo vea pasar el tiempo y no lo detenga. Esa es la magia que la envuelve y le da vida”.

Entre mercurio y agua
Una gota gigante de agua.
Una gota gigante de mercurio.
Un hoyo negro, si se observa a ciertas horas de la madrugada.
Sin definiciones.
Para “In. Situ” faltan las palabras al momento de tratar de describir. Y es, tal vez, debido a que el reflejo siempre será distinto para cada persona. “Es una pieza que se transforma en el tiempo: en la madrugada es negra, se va tornando azul claro, y luego se vuelve de un azul intenso al medio día, luego empiezan a descender sus colores, y se va a tornar gris así como los cielos de lluvia, a lo mejor blanca si alguna vez vuelve a nevar en Durango, tendrá todo este ciclo de vivir, como un ser humano”. Pero ni siquiera su propio autor acaba de comprender el significado de “In. Situ”, pues al ser tan cambiante, no podía controlarla como con sus anteriores obras: “no es sólo la pieza, se crea un umbral al cielo. Es decir, yo no podía imaginarla, sí me imaginaba el escudo plateado, pero no los reflejos, tenía hasta miedo de pensar en qué iba a encerrar, qué iba a capturar. La pieza es una cómplice con el espacio, con el tiempo”.
Y es una cómplice instantánea de quienes la miran, también. Y esa complicidad nació en el momento en que los albañiles la recibieron y la instalaron. “Creo que es una pieza muy noble, creo que la gente se puede enamorar de ella, va a proteger el lugar donde se fundó la ciudad y debemos aprender a protegerla”. Así, la responsabilidad no es sólo del artista, que creó la obra que recuerda el momento en donde comenzó todo, sino también de quienes la observen cada día. “Es una pieza que se nota frágil, y confío en que la gente cada vez va a aprender a cuidar más estos espacios. Siempre lo he dicho, creo mucho en democratizar el espacio público, que la gente salga y se apropie de sus calles, de sus plazas, pero de una forma respetuosa. Sí me daría tristeza si la pieza llegase a caer en acción de vandalismo, pero es normal. Sin embargo, confío mucho en la gente, porque no puedo no confiar en los que son como yo, que nacieron o que adoptaron esta ciudad”.
También será 8 de julio cuando Durango celebre 500 años de haber nacido. También será en las primeras horas del día cuando se llegue a esa esquina para los actos políticos, y es probable que, como ha sido siempre, se abandone poco después. ¿Cuántos seguiremos aquí? No lo sabemos. Pero el cielo de Durango, el cielo de cuentos, poemas y leyendas, seguirá sobre la ciudad. Y dentro de todas las posibilidades, “In. Situ” seguirá vivo para reflejarlo, para permitirnos tocarlo con sólo arrodillarnos junto a él.

IMG_0889.JPG

IMG_0888.JPG

Anuncios

Acerca de sncalderon

Érase una vez una princesa que quería ser escritora.
Esta entrada fue publicada en Entrevistas, La vida es Arte y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s