La comunicación desde las redes

El internet, la televisión, la radio, el periodismo escrito y el libro, están aquí, presentes en la vida cotidiana; entendidos como medios de información y comunicación que pueden ser recibidos en forma masiva. Agreguemos ahora los teléfonos celulares y las tablets, que han dado un enorme impulso a las redes sociales emergidas de los ordenadores individuales. No podemos negar que,   “la velocidad eléctrica tiende a abolir el tiempo y el espacio de la conciencia humana. No existe demora entre el efecto de un acontecimiento y el, siguiente”.

Hoy, podemos afirmar que, las redes son un espacio real, no virtual. Gracias a la comunicación inalámbrica, el ser humano ha encontrado una nueva forma de estar juntos, independientemente del espacio físico que de manera individual ocupe en este planeta. La comunicación como hecho y los medios para llegar a los demás, no sólo han colocado al hombre en niveles de evolución jamás pensados, sino que han influido en su configuración física, cultural e intelectual, tanto en cuanto individuo miembro de una sociedad y como sociedad en su conjunto.

Debido a esto, algunos especialistas han llegado a expresar que, “internet es la revolución”; a lo que Castells contesta: “la revolución es la comunicación inalámbrica”. Que ha permitido la autocomunicación de masas potenciando la importancia de las redes dentro de esta sociedad llamada de la información o del conocimiento.

Para mí, como para cualquier otra persona de la actualidad, me parece imposible, imaginar siquiera, una sociedad sin medios. ¿Cómo empezaría el hombre a poner en común con los demás sus emociones, sus miedos, sus deseos? Es muy difícil saberlo; no obstante, podemos pensar que, en primer lugar sería mediante gritos, quizá con señas; pero, cuando desarrolló el lenguaje hablado, dio un paso gigantesco en su evolución social, resultado también de su evolución biológica.

Derivado de ello, se puede afirmar, que la comunicación es una necesidad innata en el ser humano; como lo es para otras especies, no obstante, en el hombre, es mucho más complicada su satisfacción; para lograrla fue creando símbolos que luego convirtió en códigos y, para ampliar su ámbito de participación, fue descubriendo y creando medios que McLuhan define como extensiones de su propio, cuerpo, mente o ser: “quiso que su voz se escuchara más allá de su capacidad individual, entonces diseñó el megáfono”.

La imprenta, que debemos al ingenio de Gutenberg, revolucionó la cultura del hombre alfabético y lo ubica dentro de la llamada cultura del hombre tipográfico. Recordemos que la escritura se considera el primer medio capaz de recoger, conservar y transmitir las experiencias humanas, (McLuhan). En tanto que, a partir de ahí, el período comprende los casi cuatro siglos que van desde la difusión de la imprenta en la Europa de la modernidad hasta las primeras décadas del siglo XIX cuando el telegráfo cambiaría para siempre la historia de la comunicación humana. (McLuhan).

Hoy, la comunicación puede llegar con rapidez casi instantánea, a muchísimas áreas de la sociedad humana. Las redes sociales fuertemente soportadas por las cada vez más refinadas técnicas de la información y la comunicación, nos dan a conocer lo mismo las protestas de muchos Jefes de Estado ante la vigilancia de que han sido objeto por alguna potencia mundial, también a través de los medios electrónicos, como nos informan de los logros de la ciencia o de la actividad del homo lupus homini, cuando pueblos en guerra continua utilizan cada vez aparatos de guerra para eliminarse mutuamente en la eterna lucha por el poder. Aún cuando dicha información se da dentro de las redes, la presencia y actividad de los medios masivos tienen gran influencia en la opinión personal. Recordemos el mito que les atribuye la cualidad de ser “el poder”; al que Castells se opone expresando que, son el espacio donde se juega el poder. (“No son el Cuarto Poder”, pág. 262). Aclara que apenas son los actores en el campo de la comunicación donde ese poder se juega.

Con todo este recorrido por los senderos de la comunicación, ¿Cómo pensar en una sociedad sin medios? O tal vez fuera mejor decir ¿Cómo imaginar una humanidad sin medios?.

Considero vigente la propuesta de McLuhan, sobre revisar a fondo la dupla cultura tecnología. Recordemos que todo lo que el ser humano hace, es cultura y, la tecnología es obra del ser humano, único en el universo, capaz de estudiar su entorno y estudiarse a sí mismo incluyendo su forma de hacer, su forma de actuar y su forma de ser.

Anuncios

Acerca de sncalderon

Érase una vez una princesa que quería ser escritora.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s