Pantallas en el hielo

¿Cuál es el papel de las audiencias en la actualidad?

Una persona ya no sólo se sienta frente a una televisión y la mira sin hacer preguntas. Las pantallas ya no significan ese lugar en donde se transmiten telenovelas y nada más. Las pantallas están en las casas, en la televisión, en la calle, en los celulares, en las computadoras y tabletas electrónicas.

Y en todas encontramos audiencias. Diferentes entre sí: activas, pasivas, críticas, reflexivas, consumidoras, interactivas, pero con una cosa en común: todas, sin importar la manera en que se segmenten, han aumentado poco a poco las horas que pasan frente a las pantallas, volviéndolas parte indispensable de su día a día. Para Guillermo Orozco, uno de los fenómenos actuales más interesantes es precisamente este, el ser y estar como audiencia. El motivo es fácilmente identificable: permite nuevas posibilidades de expresión, que nunca antes fueron exploradas, pues no se contaba con ese tipo de tecnología.

Las nuevas tecnologías son esa “vía de transporte”: permiten completar y complejizar el proceso de comunicación humana, y también han aportado diversidad a las maneras de ser y estar frente a una pantalla, por lo que la audiencia ya no es sólo una, como se mencionaba anteriormente, sino muchas, con pensamientos e incluso necesidades diferentes.

En su texto “Audiencias y pantallas en América”, Orozco menciona una frase que posiblemente a los lectores de literatura del boom latinoamericano les provoque lo mismo: “Cien años de soledad, pero cada vez más frente a pantallas, han sido, sobre todo para los latinoamericanos, un ciclo que quizá esté a punto de romperse”. La frase lleva inmediatamente al libro “Cien años de soledad” de García Márquez, en donde una “estirpe condenada a cien años de soledad no tiene lugar sobre la tierra”, e inicia con la importancia del descubrimiento simple de un niño: el hielo.

Frente a las nuevas perspectivas en la relación medios-audiencias, todos somos como Aureliano Buendía el día que conoce el hielo. Y también como los habitantes de Macondo cuando llegan los gitanos con los objetos que los intrigan, asustan y maravillan. Si bien la posibilidad de explorar estas perspectivas aún no están al alcance de todos, desde estos momentos se puede observar que tanto las censuras como las discriminaciones en la información disminuirán a medida que el fenómeno de audiencias y pantallas se explore y se desarrolle. Aquí, la curiosidad es un factor decisivo, no se puede llegar al aprovechamiento y aportación en el tema desde el exterior.

Macondo reacciona ante las novedades que llegan a la aldea. De la misma manera, Latinoamérica reacciona poco a poco ante el potencial que las pantallas ofrecen a las audiencias para participar de manera activa en el proceso de comunicación. Sin embargo, el destino fatídico de los habitantes de Macondo no es algo discutible en este proceso. Los latinoamericanos han aprovechado los recursos para abandonar esos papeles pasivos, para convertirse en productores y emisores, y así multiplicar el rol de ciudadano.

Estos fenómenos no son aislados. Uno de los aspectos más interesantes que Orozco menciona es que esto también permite “luchar contra la imposición de un lenguaje, un  medio y una alfabetización únicos en los procesos de educación y formación”. Esa lucha ha sido una constante en la historia moderna de Latinoamérica, en lo que respecta al aprovechamiento de la tecnología y la cultura como modificadores de su realidad social. La literatura, el periodismo, los medios audiovisuales, el arte, se han visto transformados y han colaborado, en esa acción recíproca, a transformar todo a su alrededor, desde aspectos estilísticos de ciertas materias, hasta situaciones sociales como la educación, el adiós de los mitos, la formación de nuevos criterios y también la pérdida de muchos más.

El descubrimiento del hielo impacta el niño y su sociedad tal como lo hace la interacción cada vez mayor de las audiencias con las pantallas

 

Anuncios

Acerca de sncalderon

Érase una vez una princesa que quería ser escritora.
Esta entrada fue publicada en Medios de comunicación. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pantallas en el hielo

  1. rod dijo:

    interesante la metafora del hielo, me dejo helado… y heme aqui frente a la pantalla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s