La princesa que se convirtió en escritora

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lilus Kikus, el primer libro de Elena Poniatowska, llegó a mis manos cuando tenía aproximadamente 8 años. De esos días, de esa lectura, no recuerdo nada más que la frase “no quiero volver a leer ese libro” que repetí por casi 13 años. Esa declaración se extendió al resto de las obras de la escritora, y la única excepción durante todo ese tiempo, fue “Querido Diego, te abraza Quiela”, hermoso y melancólico, con una enorme carga de soledad.

En Octubre de 2011, la portada de la revista Gatopardo fue para ella. Entre el contraste de los colores de la imagen principal, destacaba “La Princesa Roja” escrito en letras blancas. El reportaje me interesó mucho antes de que la revista llegara a Durango, gracias a un pequeñísimo fragmento publicado a modo de tweet en la cuenta oficial de Gatopardo:

“El hecho de ser bonita, chiquita y modosita le permitió navegar siempre con bandera de tonta, que como sabemos es una enorme ventaja a la hora de reportear, te abre puertas, te da accesos”.

Leí el reportaje por pura curiosidad. Una vez más, fue esta la que me atrapó irremediablemente en un tema que nunca pensé  me interesaría, como el surrealismo, las técnicas narrativas de la literatura latinoamericana y los diseñadores alejados del estilo clásico.

La vida de Elena Poniatowska se presenta con la literatura y el periodismo como una manera de entender la realidad que la rodeaba: un México que en su familia insistían (sin éxito) en hacerle sentir que no era suyo, la pobreza que no entendía y la culpabilidad por no comprenderla, la pasión de las mujeres que la intrigaron y emocionaron al grado de dedicarles novelas completas.

“¿Por qué será que le fascinan estas mujeres a Elena Poniatowska? —se pregunta la cronista Guadalupe Loaeza—. Siempre he creído que tiene un sentimiento de culpa, por haber nacido princesa, y por haber nacido en París, y por haber llegado en un momento dado a México, maravilloso y paradisiaco, pero con mucha pobreza. Elenita siempre ha sido muy sensible a la pobreza y a la desigualdad. Por eso se ha manejado toda la vida con un sentimiento perenne de culpa. Se exige demasiado y tiene muchos miedos. Y tal vez en el espejo ve a todas estas mujeres. Porque a ella la han criticado muy fuerte desde que salió, críticas muy duras”.

Desde sirvientas hasta pintoras surrealistas, se dejó llevar por las características que compartían y envolvían a las mujeres que la inspiraron: talento más allá de lo que era permitido en su época, entrega, locura. Ante alguien que se deja apasionar por esta clase de temas, que es llamada “princesa” en un contexto diferente al común, alejado de la idea de que ser “princesa” está peleado con ser independiente, que encuentra en personas tan distintas un punto de unión más que de ruptura, no puedo más que rendirme y empezar el proceso de descubrimiento.

Mi curiosidad por conocer los impulsos y motivos de Poniatowska, probablemente más que el conocer su obra literaria, a pesar de que van de la mano, aumentó al ver una de las más recientes creaciones de Imaginantes,”instantes” que muestran en unos cuántos segundos fragmentos del mundo del arte y la literatura universal. La nueva adaptación es de Lilus Kikus, el título es “Un rayito de imaginación”.

[…] Y le inventarían un nombre de escritora raro y muy bonito”.

No podría decir si fue porque una de las frases me recordó a un par de comentarios que recibí hace unos meses, por la idea de los rayitos de sol que se transforman en arte, o porque aparece Leonora Carrington y yo no lo recordaba de mi antigua lectura, pero la decisión es clara: el descubrir a Elena Poniatowska partirá desde lo que rechacé años atrás, el principio para Elena y para mí, el primer libro: Lilus Kikus.

Anuncios

Acerca de sncalderon

Érase una vez una princesa que quería ser escritora.
Esta entrada fue publicada en De casualidad a instante a obsesión, Más allá de ser musa y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La princesa que se convirtió en escritora

  1. Cuando comienzo a leer de tal o cuál autor, no puedo evitar las ganas de conocerle a fondo; investigar su vida, su bibliografía, sus motivaciones y, si es el caso, su muerte.
    En lo personal, esta princesa/escritora había quedado fuera de mis elecciones literarias. Sin embargo, tras leer este artículo, me doy cuenta que todo autor (o autriz) merece una oportunidad…
    No importa si ha nacido princesa, plebella, guerrera o artesana… No importa si es rey, juglar o consejero… cualquiera que esté dentro del reino literario, merece ser escuchado, pues su historia de vida es única y, seguramente, tiene algo nuevo que entregarle al resto de la aldea.

  2. Rocío E. dijo:

    Dicen que quienes realmete cuentan la historia de un país o de un personaje no son losestudiosos de esta área en específico, ni los políticos, sino los escritores que logran reflejar pensamientos e ideas más allá de lo permitido o de la “historia formal”. Por eso me gustan tanto las novelas de este tipo, porque tienen un nivel de creación sin duda superior. Y al leer este artículo, sé que yo también debo darle una oportunidad a los textos de Poniatowska (que jamás me habían atraído), para poder conocer más a Leonora, Frida, Diego, etc.

    • sncalderon dijo:

      Puedes empezar por Querido Diego, te abraza Quiela COF jajaja sabes que estamos en la misma sintonía, como siempre (aunque quizá yo un poco más arriba, más cerca de la imprudencia jajajaj ay D=)

  3. MaRtUChiS dijo:

    Nunca he leído un libro de Elena, pero me pareció mágico este video que compartiste y la forma como lo relatas, que ya me han dado ganas de buscar uno. Siempre se aprende con tu blog.

    ¡Saludos!!!

  4. La gata Roma dijo:

    Psssss la entrada me ha interesado pero no sé si hoy por hoy me lanzaré a leer a esta autora… el surrealismo mexicano aún me cuesta un poco… Ppedro Páramo me gustó pero no sé si me faltó medio libro o me sobró otro medio, así que eso hizo que frenara un poco ese camino… aunque quien sabe, como tu explicas a veces los libros tienen que llegar en el momento adecuado

    Kisses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s